was successfully added to your cart.

Cuando encontramos a un Ángel en la materia

El trabajo ayuda siempre, puesto que trabajar no es realizar lo que uno imaginaba, sino descubrir lo que uno tiene dentro.

Boris Leonídovich Pasternak (1890-1960) Poeta y autor ruso

Hijo de ebanista, Ángel se formó en el arte del tratamiento y modelado de la materia a base  de poner tesón y cariño en sus labores. Persona en apariencia y trato sencillo, amable, con un brillo en los ojos sólo propio de los que conocen el gusto por el olor de la madera recién pulida, el tacto de las manos que trabajan y se agotan, resentidas y satisfechas por lo que han logrado: domar la pieza para que el diseño luzca. Imparable, nuestro amigo ha demostrado que si la vida nos frena seguimos avanzando, que si las cosas se tuercen, ponemos manos a la obra para enderezarlas. Con una ilusión que no se apaga, con un ángel que engancha. Y así es él, y por ello nuestro homenaje en esta fecha señalada.

Porque no hay día que admita excusa ni retraso, porque el artista no descansa, porque “El placer que acompaña al trabajo pone en olvido a la fatiga” Horacio (65 AC-8 AC) Poeta latino.

Escuchamos tus consejos de experiencia llenos y disfrutamos del tiempo compartido de taller. Ángel, tu nombre acompaña tu dedicación, le das alas a ideas que navegan entre números y bosquejos y los haces vibrar cuando han nacido entre tus manos. La sinergia que acompaña esta amistad se torna imprescindible en este ámbito en el que nos desenvolvemos, donde el sinsabor y el desaliento son a veces el precio injusto del que apuesta por Diseño, donde la amenaza de la economía de lo rápido y en serie azota el sueño de los que buscan por encima de todo calidad. Gracias amigo.